10 razones por las que tus seguidores te ignoran en las redes sociales

10 razones por las que tus seguidores te ignoran en las redes sociales

Monti Ruiz

El ser humano es un popurrí de razonamientos y emociones que a su vez se entremezclan con los de otros seres humanos. ¡Y este hecho tan extraordinario nos pone la cabeza loca a los community managers! Colgar un post en Facebook, un artículo de blog o twittear engloban mucho más que simplemente comunicar una idea, y a veces nadie hace ni caso a las publicaciones y no sabemos muy bien por qué. Es momento de pararse a analizar cómo lo estamos haciendo y revisar estas 10 razones por las que tus seguidores te ignoran en las redes sociales.

1. Te falta un calendario de contenidos

¡Ni te atrevas a iniciar la aventura que supone el marketing de contenidos sin tener una planificación previa! No vale con publicar aleatoriamente por mantener el perfil (medio) vivo, tienes que sentarte a elegir los temas de los que vas a publicar, cuándo, con qué fotos, con qué finalidad, y armar un calendario con el contenido previsto para esa semana. ¡Qué digo semana! ¡Calendario para ese mes entero! Sin él, no llevarás un control sobre los temas, ni un tono de voz definido, algo imprescindible para conectar con tu público.

2. La foto

¡Qué sabio era el chino que dijo que una imagen vale más que mil palabras! La foto es el gancho para que tus seguidores decidan pararse en tu publicación de entre las decenas que aparecen en su timeline y sólo se detendrán si su ojo percibe algo llamativo. Pero llamativo para bien. No valen las fotos desenfocadas, mal encuadradas, de tamaño descomunal que tardan en cargarse, ofensivas, etc. Tira de creatividad y busca (¡o crea!) imágenes que derrochen originalidad.

Las fotos originales e impactantes suelen dar muy engaging - Samsofy

Las fotos originales e impactantes suelen dar muy buen resultado – Samsofy

3. El texto

Aunque Facebook sea generoso con los caracteres, no te explayes en exceso. Es mejor que escribas algo corto y con chispa y te dejes de parrafadas interminables que casi nadie lee hasta el final. Intenta ser claro y conciso, con un tono que vaya acorde con tu marca y que invite a la gente a interactuar e iniciar conversación. Y esto mismo hay que ser capaz de hacerlo en los 140 caracteres de Twitter. ¡Reto aceptado!

4. Los hashtags y emojis 💃💃💃

Los hashtags sirven para que te encuentren personas que no te siguen, pero están interesadas en el mismo tema que tú. También ayudan a encuadrar el texto y añadirle un toque de humor o sarcasmo, pero intenta no poner más de 3 ó 4. En cuanto a los emojis, úsalos para comunicar de forma más divertida y directa, siempre y cuando esto vaya en línea con tu marca. Si debes ponerlos o no sólo dependerá de tus lectores y su reacción (o la ausencia de ella) a tus publicaciones. ¿Te imaginas un post en el Facebook de Dior con una muñequita flamenca?

5. Los títulos

Si tienes un blog, (que deberías tenerlo, averigua por qué aquí) el título de los artículos va de la mano de la foto principal. Elige una frase que deje adivinar qué contiene el artículo y por qué es interesante para el lector. Un buen título adelanta de qué trata el post, es corto, contiene las palabras clave y crea expectación. En función del tipo de artículo y tu marca puedes añadirles un toque de humor, para que sea percibido como ameno y simpático; poner el título en forma de pregunta, ya que los usuarios plantean sus dudas en los buscadores, o hacer un ranking, ya que suelen funcionar muy bien.

Si el título no engancha, la gente no se leerá tu artículo

Si el título no engancha, la gente no se leerá tu artículo

6. La frecuencia de publicación

Cada red social funciona diferente, por eso cada una tendrá que tener su estrategia. Así como un tuit queda enterrado bajo decenas en a penas un minuto, las publicaciones de Facebook perduran mucho más, por lo que no es conveniente quemar a tu audiencia publicando demasiado. Una vez al día suele ser suficiente, en cambio Twitter demanda mucha más atención más para que seas visible. Además, no olvides que tus propios seguidores te darán pistas sobre si has acertado con la frecuencia de publicación. ¡No serías el primero que pierde seguidores por publicar en exceso!

7. El tema

Facebook sólo muestra a tus seguidores el 30% del contenido que publicas en función de sus intereses, por eso es importante currarse el tema. Hay que estar al loro de los trending topics, tendencias y últimas noticias, porque será sobre eso sobre lo que la gente va a buscar en internet y es importante que tú estés en la onda (¡recuerda los hashtags!). La cuestión no es qué tema es interesante para ti, sino qué tema es interesante para tus seguidores.

Fíjate cada día en los TT

Fíjate cada día en los TT

8. Seguidores poco comprometidos

Que nadie niegue que ha invitado a todo su círculo social a que le siga en todas las redes sociales para incrementar el número de seguidores. Si quieres que tu marketing de contenidos tenga un efecto positivo, de nada sirve que te sigan tus amigotes del cole, que quizás no tienen interés alguno en tu producto. Por eso es fundamental estar en el punto de mira de quienes realmente sí tiene interés en ti, porque ellos serán los que finalmente interactúen con tus publicaciones.

9. Buena gramática y ortografía

Lo obvio no siempre lo es tanto y por eso hay que recordar que las publicaciones deben ir impecables de errores gramaticales y de ortografía. Una tilde puede patinar sin que sea el final del mundo, pero cuidadito con la b y la v, haches intercaladas, expresiones que, aún siendo muy populares en tu pueblo, son una patada a la RAE y otros errores de escritura. Si tienes una duda, pregúntasela a Google, busca un sinónimo o, si son intencionados, déjalo bien claro con unas comillas. Los errores del community manager repercuten en la reputación de tu marca.

10. La hora de publicación

Quizás creas que tus publicaciones tendrán mayor alcance a las 11:00 horas, cuando se supone que todo el mundo se está tomando el café de media mañana. Pero a lo mejor resulta que tus seguidores se conectan a las redes sociales mientras desayunan a las 8. Identifica las horas de máximo alcance para conseguir que tu publicación llegue a más personas y, así, consigas mayor interacción. Las redes sociales son muy majas y te dan toda esta información procesada, únicamente hay que saber interpretarla y actuar en consecuencia.

Y si a pesar de estar haciéndolo todo bien tus publicaciones no tienen tirón, también pueda deberse a factores fuera del alcance de tu mano, como los cambios de algoritmo en los timelines o publicar en determinadas épocas del año. Pero, ¡ojo! Aunque estemos en verano, internet no cierra, ¡así que no hay excusa para no cuidar con mimo tus redes sociales! ¡A por ellas!

© 2015 duam comunicación