3 campañas de marketing a base de productos absurdos

3 campañas de marketing a base de productos absurdos

Monti Ruiz

Nadie más que nosotros está a favor de la creatividad en las campañas de marketing y publicidad pero, de verdad, es que veces no sabemos en qué están pensando las marcas con algunas de sus ocurrencias. ¡Son para morirse de risa! Si lo que buscan es captar la atención de todos y que lo comentemos en nuestro entorno, entonces, ¡enhorabuena, marcas! ¡Lo habéis conseguido! No os perdáis estas 3 campañas de marketing a base de productos (MUY) absurdos. ¿Cuál os sorprende más?

Pasta de dientes con sabor a Whopper

No es la primera vez que Burger King decide apostar fuerte por su mítica Whopper, ya que hace algún tiempo lanzó unos ambientadores de coche con aroma a esta hamburguesa. Pues ahora han decidido ir más allá con, atención, ¡una pasta de dientes con sabor a Whopper! Porque nadie puede negar que es glorioso el regustillo que te queda en la boca después de comerte el menú entero pero, ¿tanto como para querer tenerlo durante horas? Menos mal que todo apunta a que solo es una campaña de marketing y es poco probable que encontremos esta pasta de dientes en los lineales del súper. ¡El spot de TV no tiene desperdicio!

Crema solar con aroma a pollo frito KFC

Y a la altura de la pasta de dientes con sabor a Whopper encontramos la crema solar de KFC con aroma a pollo frito, del que ya os hablamos hace un tiempo. ¡Por fin podemos torrarnos al sol cual pollo frito, literalmente! Por supuesto, este producto se quedó únicamente en una campaña de marketing pero potenció a tope el sabor tan característico del rebozado de KFC, que muchos intentan imitar pero ninguno lo iguala. Una técnica (bastante friki, no es por nada) para generar comunidad con todos los adictos al pollo frito más famoso del planeta.

Agárrate un pedo con el pintauñas de Prosecco

Para quien no lo conozca, Prosecco es un vino blanco espumoso que, de la mano de Groupon, ha lanzado un esmalte de uñas para el día de la madre de este año que es comestible. ¡La de pintauñas que me habré comprado yo de sabores desagradables y picantes para no llevarme las uñas a la boca y ahora me sacan uno con sabor al espumoso italiano! La chica del anuncio está la mar de feliz así que quizás deberíamos probarlo… Pero Prosecco no es el único que se lanza de cabeza al mundo del pintauñas, porque KFC, una vez más, ya sorprendió a todo el mundo con esmaltes con sabor a pollo. Vamos, ¡que casi te puedes hacer un menú a base de pintauñas!

 

© 2015 duam comunicación